Hamburguesas

Hamburguesas a leña la preferida que se impone entre los porteños.

La tendencia que se inicio en 2012 gano adeptos. Hoy, a 6 años de suceso  los fanáticos la buscan en un rincón de Caballito. Los detalles de una hamburguesa bien argentina.

Cuando todos estábamos acostumbrados a la hamburguesa americana desembarco un idealista que la argentinizo: hamburguesas a la parrilla.

Las llamadas hamburguesas artesanales comenzaron como una simple idea sin objetivo de trascendencia, sin embargo llegaron para quedarse

La historia se remonta a un 11 de septiembre de 201 cuando David y Guadalupe decidieorn comenzar un proyecto gastronómico innovador

Guadalupe había heredado un local, frente al sanatorio Méndez, en el que durante más de 20 años funcionó una ortopedia. Y David siempre fue un apasionado de la gastronomía, pero en sus anteriores trabajos siempre estuvo del otro lado: como mozo, jefe de salón y gerente de local.

"Nuestro mayor crecimiento en el barrio fue por el boca en boca y llegó un momento en el que apostamos a dedicarnos de lleno a las hamburguesas", expresa Gastón.

La hamburguesa tenía que ser casera. Desde el pan, la selección de la carne, los productos frescos y los aderezos. Conseguir el sándwich que Sovilj soñaba no fue tarea fácil. La receta del pan casero la cambio más de cuatro veces, al igual que los cortes de la carne y su gramaje. "Empezamos con una hamburguesa de 160 gramos, luego me incliné por una de 180 y actualmente no sale ninguna que no pese 200 gramos", detalla.

Innovador y delicioso fue causando adeptos año tras año. Un público joven, divertido y experimentado es la clientela fija de estos espacios de comidas artesanales que intentan regionalizar.

Según los dueños de la receta de hamburguesas a la parrilla, se despachan más de 200 por día.

Las hamburguesas a la parrilla van acompañadas con pan de campo, queso dambo gratinado, queso chedar, cebolla crispy y aderezo a gusto.

 

 

Notas que te pueden interesar