omega 3

OMEGA 3, la importancia en nuestra salud

Las investigaciones demuestran que los ácidos grasos omega-3 reducen la inflamación y ayudan a prevenir el riesgo de enfermedades crónicas, como las enfermedades al corazón, cáncer y artritis. Los ácidos grasos están altamente concentrados en el cerebro y parecen ser muy importantes para la función cognitiva, que ayuda a la memoria y el rendimiento. De hecho los niños que no reciben suficientes ácidos grasos omega-3 de sus madres durante el embarazo están en riesgo de desarrollar problemas de visión y de los nervios.

Los síntomas que se tienen al tener deficiencia de estos grasos incluye fatiga, mala memoria, piel seca, problemas de corazón, cambios de humor o depresión y mala circulación.

Para El Colesterol alto:

Las personas que siguen una dieta de estilo mediterráneo, tienden a tener mayores niveles de colesterol HDL (bueno) que ayudan a promover la salud del corazón. Los inuit conocidos como esquimales, reciben grandes cantidades de ácidos grasos omega-3 por su consumo de pescado, por ende tienen un aumento del colesterol HDL y una disminución de los triglicéridos (grasas de la sangre). Varios estudios muestran que los suplementos de aceite de pescado, reducen los niveles de triglicéridos.

Para La Alta Presión Sanguínea:

Varios estudios clínicos sugieren que la dietas ricas en ácidos grasos omega-3 reducen la presión arterial en personas con hipertensión.

Sin embargo solo debe tomarse bajo la supervisión de un médico

Para La Diabetes:

Las personas con diabetes a menudo tienen altos niveles de triglicéridos y bajos niveles de HDL. Las personas que padecen de diabetes que consumen alimentos o suplementos de aceite de pescado les puede traer grandes beneficios, ya que aumenta el HDL y disminuye los triglicéridos y apoproteínas (marcadores de la diabetes). Se debe tener en cuenta que existen otros tipos de alimentos que contienen omega-3 como la linaza y que no tiene los mismos beneficios que el aceite de pescado.

Para La Osteoporosis:

Algunos estudios sugieren que los ácidos grasos omega-3 ayudan a aumentar los niveles de calcio en el cuerpo y mejora la fortaleza ósea, sin embargo no todos los resultados fueron positivos. Ciertos estudios encontraron que las personas que no reciben suficiente ácidos grasos esenciales (en particular EPA y gamma-linoléico (GLA), un ácido graso omega-6) son más propensos a tener pérdida ósea que aquellos con niveles normales de estos grasos ácidos.

Déficit De Atención / Hiperactividad (TDAH):

Los niños con TDAH (trastorno de déficit de atención e hiperactividad) pueden tener bajos niveles de ciertos ácidos grasos esenciales que incluyen el EPA y DHA. En un estudio clínico de casi 100 niños, aquellos con niveles más bajos de ácidos grasos omega-3 tenían más problemas de aprendizaje y de comportamiento (como berrinches y alteraciones del sueño) en comparación a los niños con niveles normales de estos ácidos.

Dolor Menstrual:

En un estudio que se realizó a 42 mujeres, las participantes tuvieron menos dolor menstrual cuando tomaron suplemento de aceite de pescado que cuando consumieron placebo.

Cáncer al colon:

El consumo de alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 parece reducir el riesgo de cáncer colorrectal. Por ejemplo, los esquimales que tienden a tener una dieta rica en grasas, pero que consumen grandes cantidades de pescado, tienen un baja tasa de cáncer colorrectal.

Estudios preliminares sugieren que al consumir aceite de pescado al día ayuda a retardar la progresión de este tipo de cáncer en personas con etapas tempranas de la enfermedad. Si tienes cáncer colorrectal, consulta a tu médico antes de tomar cualquier suplemento.

Notas que te pueden interesar