nota 2 imagen

Argentinos y las relaciones abiertas: debate de la modernidad

Las relacione múltiples parecerían ser el foco de un tema social emergente ene el país: la monogamia o las relaciones múltiples. Los planteos, idas y vueltas y la tradición que se impone ante la fuerza motriz de la modernidad.

Argentina es un país básicamente tradicional donde las relaciones múltiples todavía continuas siendo mal vista.
Son embargo las declaraciones de algunos famosos y la exhibición de la vida privada de los mismos hace tambalear el concepto de monogamia e instaura un nuevo debate: ¿Argentina se abre a la las relaciones amorosas múltiples?
Desde que la actriz Florencia Peña aclaró que practica esta forma de relacionarse se reabrió un debate social que integra los conceptos más fundamentales del amor, la psicología, las condiciones sociales y la religión.
Con Ramiro tenemos una relación de poliamor". Lo dijo Florencia Peña y el debate saltó de su cama a las redes sociales. A que se refiere la actriz con poli- amor ¿Pareja abierta? ¿Infidelidad “legal”? ¿Una manera de blanquear que le habían sido infiel mientras preparaba su casamiento? Sea como fuere, el tema se instauro en los medios y el debate se expandió incluso en ámbitos
Académicos.
Más allá del concepto lo que ellos significa la pregunta que abre el debate seria i los argentinos estamos preparados para el poliamor?
La noticia del mundo de la farándula internacional da a entender que en el mundo este tipo de vínculos es cada vez más común.
Will Smith, Megan Fox, Marley y la actriz Elena Roger también llevan adelante este tipo de vínculo.
Pero al parecer el fenómeno no está quedando solo en el ámbito de la farándula si no que se está extendiendo cada vez más a los diferentes sectores.
Según el sitio AmorLibre.org, una especie de "biblia argenta" de las relaciones de este tipo, el poliamor tiene sus mandamientos:

1- Mantendrás más de una relación íntima y amorosa.
2- Puede o no ser sexual.
3- Lo harás de manera simultánea y con varias personas.
4- No engañarás.
La clave es que no hay infidelidad. Es necesario el "pleno consentimiento y conocimiento de todos los involucrados.
Parecería que la idea fue aceptada por un sector-aunque reducido- de argentinos que ya militan la práctica.
El caso de Sebastián, un joven de 34 años analista de sistemas y de Cecilia no es el único, el último ni el primero en nuestro país en defender el estilo de vida poliamoroso. Ambos conviven con sus tres parejas.
Después de 5 años de noviazgo monogámico, sin infidelidad ni permitidos, con 'Ceci' (34) hablaron de abrir la pareja. "Sentíamos que le faltaba algo, sí. Quería hacer todo lo bueno que hacía con ella también con otras personas. Si hubiese sido sólo algo sexual, sería diferente. Queríamos otras relaciones afectivas ¿Por qué no me puedo querer así con otras personas? Y dar lugar a que ella también lo hiciera con otros. Primero llegó Sebas, que empezó a quedarse en casa, hasta que se quedó a vivir. Después conocimos a Flor y hace un año que vivimos juntos los cuatro", explica.