17 de Junio-Construirán en la ex cárcel de caseros un polo de oficinas públicas

Construirán en la ex cárcel de caseros un polo de oficinas públicas

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, convertirá a la ex cárcel de caseros, ubicada en Avenida Caseros 2491 del barrio porteño de Parque Patricios, en las nuevas oficinas del Ministerio de Economía y Finanzas de la Ciudad y de la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos. La realización de esta nueva obra tendrá un costo de U$S 72 millones, y se llevara adelante con la intención de mudar las oficinas gubernamentales, además de fomentar el desarrollo de este barrio tan postergado de la Ciudad de Buenos Aires, revitalizar la zona y descongestionar el sector del centro porteño. Se construirán dos edificios de siete pisos, con dos subsuelos, sobre la Avenida Caseros y las calles Pichincha, Pasco y Rondeau, con una superficie total de 40.000 mts2, donde se instalara la nueva sede del Ministerio de Economía y finanzas y la AGIP. En los pisos superiores funcionaran las oficinas del Ministerio, mientras que en la planta baja trabajara el personal de la AGIP.
Se mantendrá la fachada original de la cárcel antigua, y las cuatro torretas que están colocadas en cada una de las esquinas, ya que forman parte del Área de Protección Histórica, por este motivo únicamente se someterán a un minucioso proceso de restauración. Se desmantelaran las galerías y zonas de valor edilicio no relevante, para la construcción de los nuevos edificios, que se mantendrán dentro de las fachadas, que se conservaran intactas. También se habilitara la prolongación de la calle Rondeau, para conectara el nuevo inmueble y la próxima sede del Archivo General de la Nación, que actualmente se está construyendo en el predio que abarca las calles Pichincha, 15 de Noviembre de 1889 y Pasco. Se calcula que para el segundo semestre del 2021 estará terminada la obra, que alojara a más de 4700 empleados públicos.
La cárcel de caseros, fue inaugurada en 1979, construida en la altura y en medio de un barrio de casas bajas, rápidamente quedo expuesto su ineficiencia para albergar presos. En el año 2001 se traslado sus últimos 19 detenidos, al penal de Ezeiza y cerró definitivamente sus puertas. La demolición de la cárcel, la urbanización de la zona con la apertura de la calle Rondeau, y la construcción de las nuevas oficinas públicas, simbolizara un cambio significativo para los vecinos de Parque Patricios, cambiándole el aspecto de uno de los lugares más sombríos de la ciudad.