gat

Gatos : que tan bueno son estas mascotas en el hogar.

La tendencia porteña se inclina por los perros. Sin embargo los gatos aportan muchos beneficios. Pero atención, los felinos no son para cuquear dueño. Los detalles.

Un reciente estudio social determina que los porteños prefieren los perros sobre los gatos. Paradójicamente en una Ciudad donde el tiempo nunca es suficiente los dueños de los caninos se las arreglan para poder cuidar de manera prodigiosa a sus compañeros de hogar.

Muchos aseguran que la dependencia  del canino parecería dar la sensación de fidelidad.

Sin embargo los felinos también aportan Numerosos estudios científicos avalan el hecho de que algunas mascotas pueden ayudar a prevenir alergias y enfermedades respiratorias, así como también mejoran el estado de ánimo.
Si bien es verdad que una mascota no debe ser vista como un entretenimiento, y es que aunque nos aporte compañía y nos encante abrazarla y acariciarla, es un ser vivo y como tal tiene necesidades, no solo de cariño, por lo que debemos estar pendientes de que su crecimiento se desarrolla de forma correcta y de que su alimentación es la necesaria, los felinos son mucho más independientes que los caninos sin que ellos afecte el amor ni la fidelidad hacia sus dueños.

Distintas personalidades que no definen sus sentimientos pero si su aptitud para determinados dueños.

La ciencia determino recientemente que los gatos  pueden ayudar a prevenir alergias y enfermedades respiratorias, así como también mejoran el estado de ánimo y la autoestima. Sí, queridos, los gatos también son buenos para la salud. Esas pequeñas bolitas de pelo rebeldes pueden aportarte numerosos beneficios, ¿sabes cuáles? A continuación, te contamos algunos de los más interesantes.

  1. Ayudan a ser reflexivos y estrategas. Los dueños de gatos suelen querer poseer ambas características, de ahí que se decanten por un felino, ya que nunca, o al menos no es lo más habitual, verás a un gato volviéndose loco detrás de una pelota o comiendo desesperadamente cuando le echas la comida. Ellos son reflexivos y valoran la situación antes de dedicarte su atención.

    2. Disminuyen el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular

Según varios estudios, uno de 2008, realizado por investigadores del Instituto Stroke de la Universidad de Minnesota y otro de 2009, los dueños de gatos experimentan una reducción del riesgo de muerte por ataque al corazón del 30%, por lo que desde entonces tener gatos está asociado a una disminución del riesgo de morir por una enfermedad cardiovascular.

3. Cumplen las necesidades sociales y mejoran el estado de ánimo

Los gatos son seres vivos y por ende también tienen sentimientos. Por ello, al igual que cualquier otra persona, pueden aportar compañía y por ende acabar con la soledad. Además, son una buena alternativa para salir de una depresión, puesto que mejoran el estado de ánimo y te ayudan a seguir con tu rutina día a día. ¡Tienes alguien a quién cuidar!

  1. Acaban con el estrés

Si el estrés es uno de tus puntos débiles, tener un gato en casa te puede aliviar, y mucho, ya que según señalan algunos estudios, el ronroneo de los gatos ayuda a reducir el estrés del dueño, así como su tensión arterial.

5. Motivan que te pongas en forma Muchos gatos no son nada perezosos, por lo que estarán continuamente saliendo al jardín o moviéndose por casa, lo que supone un excelente estímulo para el ejercicio y el movimiento de los dueños más perezosos, ya que aunque no lo creas, ir detrás de ellos, cogerlos o jugar quema calorías.

Notas que te pueden interesar