nota 1 imagen

Golpe de calor : cómo enfrentarse a las altas temperaturas en febrero

Las altas temperaturas alcanzaron los 32 grados en la Ciudad. El cambio de clima de los últimos días trajo alivio sin embargo el pronostica indica que las olas de calor continuaran azotando a los porteños en los próximos días. Los detalles.

El calor alcanzo los 32 grados en la Ciudad de Buenos Aires. Como consecuencia muchas personas se vieron afectadas especialmente niños y ancianos, quienes son los más sensibles a las altas temperaturas.
A pesar de los anuncios y las campañas de concientización, muchas personas desestiman los efectos de la solas de calor que pueden ser consideradas gravísimas para el organismo si no se toman los recaudos necesarios.
Los golpes de calor suelen ocurrir generalmente cuando nos exponemos durante mucho tiempo a ambientes caluroso poco ventilados o al sol directamente. Así el cuerpo pierde sales y agua y la persona comienza a deshidratarse si no bebe lo suficientemente líquidos que repongan la perdida.
De este modo, el golpe de calor es un cuadro de deshidratación generalizada y los síntomas son similares para todos: sed, dolor de cabeza, la sensación de tener la boca pastosa y sudar en exceso. Este malestar puede aparecer al momento o después de algunos días de altas temperaturas.
La clave está en poder reconocer la necesidad de mantenerse hidratado. Las personas mayores, por la edad, se vuelven menos sensibles a sentir sed, por lo que deben recordar y tener como hábito tomar agua. Cuando la temperatura sube y comienzan los síntomas, el cuerpo puede haber perdido entre 4 y 6 litros, que se deben reponer de forma constante.
Para todas aquellas personas que realicen actividades físicas, lo aconsejable es que puedan realizarlo por la mañana lo más temprano posible y así evitar los influjos del sol directamente.
A pesar de que son los niños y los adultos mayores los más propensos a sufrir los golpes de calor, también se da usualmente en las personas jóvenes que hacen entrenamiento físico, debido a la pérdida de agua. Para ello lo aconsejable es no salir de casa con una botella de agua para asegurarse la hidratación posterior al ejercicio.
“Algunos de los síntomas a los que debe estar atenta una persona:
- Dolor de cabeza
- Sensación de vértigo
- Náuseas
- Confusión
- Convulsiones y pérdida de conciencia
- Piel enrojecida, caliente y seca
- Respiración y pulso débil
- Temperatura corporal elevada (entre 41 y 42 grados)
¿Qué hacer ante un golpe de calor? De acuerdo al Hospital de Clínicas, si la persona es joven, se le deben dar líquidos: la rehidratación no debe hacerse solo con agua, es recomendable agregar bebidas con sales, o un jugo de fruta, y después enfriarle el cuerpo.
Lo más importante es prevenir; las personas mayores y los bebés deben estar en condiciones frescas, con agua suficiente. Si comienzan a sudar mucho, o están demasiado tranquilos o expresan que tienen sed, hay que ofrecerles líquidos. Y si se quedan dormidos o se desmayan, hay que concurrir a un médico.

Tagscalor