05 de Noviembre-Instalaron el segundo túnel aliviador del Arroyo Vega, que se extiende desde Villa Pueyrredon hasta Costanera Norte

Instalaron el segundo túnel aliviador del Arroyo Vega, que se extiende desde Villa Pueyrredon hasta Costanera Norte.

La obra tiene una extensión de 8,4 Km, y beneficiara a más de 315.000 vecinos. El segundo túnel del Arroyo Vega permitirá que el agua de lluvia, se traslade de manera más rápida hacia su desembocadura en Costanera Norte del Rio de la Plata, y de esta forma evitar posibles inundaciones en los barrios de Parque Chas, Colegiales, Agronomía, Villa Ortuzar y Belgrano. El agua de lluvia, desciende a través del túnel hasta el pozo de descarga, que mide 35 metros de diámetro y 25 metros de profundidad. El pozo cuenta con tres pórticos de salida, que a su vez se pueden maniobrar para descargar el agua y realizar su posterior limpieza. Durante las pruebas de llenado y vacio del pozo que se hicieron en el mes de Agosto para cotejar su correcto funcionamiento, el túnel soporto 17.000 metros cúbicos durante doce horas, al llenarse por completo su capacidad, comenzaron a funcionar tres bombas hidráulicas que en 36 hs completaron el proceso de vaciado del mismo.
Según las autoridades porteñas, con este nuevo túnel, y con el lanzamiento del nuevo Sistema de Alerta de Tormentas el pasado mes, se reducen las posibilidades de inundaciones de las comunas 11, 12, 13 y 15. La construcción de este nuevo túnel Aliviador, tuvo un costo de 295 millones de dólares y se realizo en un plazo de 20 meses.
El proyecto se hizo en dos tramos, el primer tramo se realizo desde el Rio de la Plata hasta las calles La Pampa y Benjamín Victorica, utilizando una tuneladora de origen Alemán, que avanzaba 24 metros por día, a veinte metros bajo tierra. En el segundo tramo se utilizo otro sistema de excavación, debido a que este trayecto es más angosto que el anterior, y se avanzo desde la calle Nueva York y Helguera en el barrio de Agronomía, nuevamente hasta la calle La Pampa, con una tunelera que se controlaba de manera remota, y de esta forma permitía reducir la presencia de operarios en este sector del túnel, reduciendo la cantidad de pozos en la superficie. Las obras para este segundo túnel del Arroyo Vega, implicaron la construcción de cinco cámaras derivadoras, que cuentan con un sistema especial de filtrado de la basura, que viene desde los sumideros y de la calle.