calles

La  moda de jugar en la calle llegará para quedarse.

Antigua costumbre que evoca la niñez. Cuando se ven chicos jugando y paseando solos en las calles, significa que esa ciudad está sana; cuando pasa lo contrario, se encuentra enferma afirmaba Francisco Tonucci. Barrios porteños que a pesar de la inseguridad intentan volver a los orígenes. Los detalles de un proyecto para ser parte.

 

Los niños jugando en las calles son un reflejo de la niñez de la que muchos vecinos añoran.

Algunas Ciudades del mundo adaptan sus veredas para lograr que los niños vuelvan a recrear la magia del juego en sus calles.

La Ciudad de los niños creada en 1991 por el famosos investigador y psicopedagogo que participó en la creación del proyecto de la misma en su Ciudad natal es un claro ejemplo de la Ciudad ideal.

Calles amplias y veredas seguras para que ellos corran caminen y disfruten de su amplitud y seguridad.

El proyecto de una nueva Ciudad incluye este factor como indispensable para una ciudad colorida. Mediante el mismo los barrios de las grandes Ciudades tendrán la posibilidad de crear espacios más amplios y seguros en la calle para el uso y provecho de los niños.

Cada barrio debe tener su calle habilitada para que sus niños puedan moverse con libertad.

Tonucci plantea que para lograrlo es necesaria la creación de Consejos de Niños, donde sean ellos mismos los que propongan las mejoras a partir de sus experiencias y de sus miradas. Para eso, se creó una Red Internacional en la que distintas ciudades del mundo se comprometen a aplicar estas iniciativas públicas que, a veces, se reproducen de forma  espontánea por los mismos ciudadanos.

Ciudades como  Madrid, poseen municipios que ya aplican este proyecto. Por ejemplo en Alcobendas, un municipio madrileño, funcionan dos parques temáticos ubicados en el medio de la ciudad: uno en el Parque Galicia, llamado El Hormiguero -con área de juegos y un circuito compuesto por montículos, depresiones y caminos-, y otro en el Parque Arroyo de la Vega. Allí se inauguró, en 2008, el Barco de Aventuras, diseñado como si fuera un galeón en medio del océano. Ambos fueron construidos como espacios que incentivan la imaginación, la creatividad, el vínculo y el ejercicio.

"Cuando se ven chicos jugando y paseando solos en las calles, significa que esa ciudad está sana; cuando pasa lo contrario, se encuentra enferma". Quien repitió y sigue repitiendo esta frase en entrevistas y conferencias a lo largo del mundo es Francesco Tonucci, un investigador y psicopedagogo italiano conocido por el proyecto La Ciudad de los Niños, creado en 1991 en su ciudad natal, Fano, y que se fue expandiendo por el mundo.

Notas que te pueden interesar