poli

La presencia policial en los barrios con el mayor numero de aceptación vecinal.

La presencia de los uniformados en los barrios porteños genera confianza y aceptación en general. Un estudio reciente determina que la disposición genera altos índices a favor de las medidas del Gobierno. Los PRO y los contras de las propuestas oficiales de cada comuna.

Las expectativas que tenían los vecinos respecto a la presencia policial en los barrios fueron muchas. Sin embargo en algunos casos no alcanzaron para frenar la ola de inseguridad que viene perturbando a los vecinos.

A pesar de ello, la mayoría de los vecinos se mostro satisfecho con la iniciativa.

En cuanto a los servicios públicos los mejores calificados por los porteños fueron la suma de semáforos y el alumbrado público.

En cambio, los servicios públicos mejor calificados por los porteños, con el grado de satisfacción más alto en promedio, son la cantidad de semáforos y el alumbrado público. Los datos se desprenden de un relevamiento que hizo a fines del año pasado la Defensoría del Pueblo de la ciudad.

El estudio se realizó en noviembre; 3643 vecinos de todas las comunas dieron su opinión sobre ocho ítems que gestiona el gobierno local. Una pregunta se centró en la apreciación personal que tenían las personas de cómo esas prestaciones son brindadas. Para que las valoraciones fueran lo más concretas posibles, los encuestadores hicieron referencia a lo que sucedía en las cuadras y/o manzanas de los entrevistados. La presencia policial fue el servicio con imagen negativa más alta. El 52,3% de los consultados dijo no estar satisfecho con la cantidad de efectivos que suele haber en los alrededores de su vivienda.
La investigación incluyó también una consulta a los vecinos sobre qué relevancia le daban a cada uno de esos servicios, en el sentido de cuánto les aportan en su bienestar cotidiano. Y la presencia de policías tuvo un alto grado de ponderación: casi el 81% de los porteños consideró "muy importante" que haya efectivos en su barrio.
Para unificar ambas variables y evaluar la ejecución de cada servicio en función de cuán importante es para la gente, el equipo de la Defensoría del Pueblo creó un denominado índice de desempeño que surge de una ecuación matemática. De ahí resultó que la comuna 2, que es el barrio de Recoleta, tuvo el peor resultado sobre la cuestión de seguridad. Para los vecinos de esta zona la demanda de policías asume una importancia vital, sin embargo la satisfacción en torno a la cantidad de efectivos es muy baja, fue la conclusión a la que se arribó