25 de Diciembre-Los vecinos del barrio de Boedo colocaron moños azules en la vía pública para desistir del uso de la pirotecnia y en defensa de

Los vecinos del barrio de Boedo colocaron moños azules en la vía pública en defensa de las personas con autismo.

El martes 24 Diciembre, el barrio de Boedo amaneció con moños azules en los arboles, paredes y postes de luz con la consigna “No a la Pirotecnia”. Esta campaña de concientización fue compartida por los vecinos del barrio en sus redes sociales, apoyando la iniciativa e incentivando a la comunidad de desistir al uso de pirotecnia en estas fiestas y evitar situaciones de riesgo. Las familias que tengan en sus casas un moño azul, significa que no están a favor de la pirotecnia, y además el color azul simboliza a los niños con autismo
En este contexto, la campaña solidaria “Arbolitos Azules” busca proteger a los niños con autismo, identificando los hogares de personas con este trastorno, y con el objetivo que no tiren cohetes, ni bombas de estruendo en las cercanías.
Las personas con autismo que tienen hipersensibilidad auditiva, sufren taquicardias, sudoración y estados nerviosos críticos que pueden llevar a causar convulsiones o ataques cardiacos por los estruendos que provocan el estallido de la pirotecnia durante las fiestas de fin de año. Además por el estado de desesperación que lo lleva esta situación, pueden llegar a autolesionarse de diferentes formas, ya que les duelen los oídos o la cabeza, y no comprenden el origen de estas dolencias.
Por otro parte, los alumnos de la Escuela Primaria Común Nº 3 Grecia, del barrio porteño de Agronomía, presentaron un proyecto de ley para prohibir el uso y la comercialización de pirotecnia, con efectos audibles superiores a los 70 decibeles, en toda la Ciudad de Buenos Aires. A su vez este proyecto de ley, contempla la realización de eventos de fuegos artificiales lumínicos, en lugares seguros y adecuados a tales fines, organizados por especialistas y que puedan asistir los vecinos sin correr riesgo alguno.
Estas iniciativas tienen por finalidad reducir el número de pacientes atendidos por el mal uso de la pirotecnia, la eliminación de los efectos negativos que provoca en personas con el trastorno de espectro autista, y también en las mascotas. Hasta el momento, no se aprobó ninguna normativa en la Legislatura porteña, que prohíba o que disminuya el grado de estruendo de la pirotecnia en la Ciudad.