libro poetas

Poetas argentinos: los talentosos desconocidos

Son muchas las personalidades argentinas que se destacan en las letras sin embargo pocos fueron reconocidos. Volver a la esencia netamente argentina para valorar los talentos locales. Los detalles.

Reconocidos escritores argentinos trascendieron las fronteras del país para ser renombrados en el mundo. Sin embargo detrás de las sombras de los famosos escritores yace la esencia de los no leídos, olvidados y no conocidos que ofrecen un interesante repertorio de propuestas estilísticas para todos los gustos.
El talento argentino de Saer, Viel Témperley, Ortiz, Thenon, Orozco y Gruss son las breves antologías poéticas que celebran un género literario netamente nacional.
La Unesco declaro el 21 de marzo como día internacional de la Poesía en 1999 lo que lleva a plantearnos ¿donde tenemos puesta la mirada poética los argentinos?
La decisión de instaurar un “día internacional”, tiene el objetivo de promover su enseñanza, fomentar la tradición oral de los recitales de poesía, apoyar a las pequeñas editoriales y crear “una imagen atractiva de la poesía para que no se considere una forma anticuada de arte, sino una vía de expresión que permite a las comunidades transmitir sus valores y fueros más internos y reafirmarse en su identidad; y restablecer el diálogo entre la poesía y las demás manifestaciones artísticas, como el teatro, la danza, la música y la pintura”. La decisión de instaurar un “día internacional”, tiene el objetivo de promover su enseñanza, fomentar la tradición oral de los recitales, apoyar a las pequeñas editoriales y crear “una imagen atractiva de la poesía.
Un recorrido por algunos personajes de la poesía argentina que yacen ocultos haciendo sombra pero que deberías leerlos.
Comencemos con Olga Orozco (1920- 1999) la Pampeana de nacimiento, se recibió de maestra y eligió el apellido materno para firmar sus obras. Desde muy joven se dedicó a la poesía e integró el grupo literario surrealista Tercera Vanguardia junto a Oliverio Girondo. Fue periodista (firmaba sus notas con varios seudónimos), dirigió distintas publicaciones literarias, fue comentarista de teatro, actriz, hasta escribió el horóscopo de Clarín durante seis años y conocía el Tarot. Su obra más importante es “La oscuridad es otro sol”, publicada en 1967. A su gran amor, el arquitecto Valerio Peluffo le dedicó el poema “En la brisa, un momento”.

Laurentino Ortiz un poco menos contemporáneo (1896- 1978) nació y murió en Entre Ríos, de dónde se nutrió del paisaje para crear una obra inigualable que influyó en varias generaciones de poetas. Estudió Filosofía en Buenos Aires y se jubiló como empleado del Registro Civil. Describió como nadie la monotonía del paisaje del río. “El Gualeguay”, un extenso poema de más de 2 mil versos es una joya dentro de su maravillosa obra, reunida con el nombre de “En el aura del sauce”.
Otro poeta de esta lista, Saer (1937- 2005). Santafesino de raíces bien arraigadas y considerado por Beatríz Sarlo como el mejor escritor argentino de la segunda mitad del siglo XX, se hizo famoso por sus novelas y relatos. Su poesía no es menos valiosa y fue reunida en apenas dos libros, uno publicado por el autor, “El arte de narrar”, con tres ediciones a la que fue agregando poemas, y el tercer tomo de sus Borradores, que reúne sus poemas inéditos. Una de las particularidades de la obra de Saer es que, así como sus poemas se reúnen bajo ese título, sus narraciones están llenas de sensaciones que tienen que ver más con la poesía que con el desarrollo de una historia.

Tagspoetas