rayuela 4

Rayuela: esa historia que lucha entre lo moderno y la nostalgia.

El clásico de Julio Cortázar fue, es y será el icono de varias generaciones. En el debate constante entre sus elementos antiguos se prevé el futuro que llegó y hoy es parte de la actualidad. Historias que merecen ser redescubiertas.

Trascender los límites del tiempo es un privilegio que solo lograron algunas obras. Comunicar a través de generaciones sin aburrir con elementos desconocidos es una virtud que solo poseen unos pocos.

Rayuela es la obra de Julio Cortázar que logra todo esto y más. Ha captado la atención de generaciones de jóvenes desde 1963 hasta los más modernos que permanecen atrapados en la era de la informática.

Esta contranovela denominada así por su propio autor hoy vuelve al centro de la escena con una reedición que incluye textos complementarios alrededor de la célebre historia de Oliveira y La Maga, entre los que se destaca el “Cuaderno de bitácora”, un diario personal con anotaciones y detalles del armado del libro.

Muchos críticos debaten cuan antiguos quedaron los elementos literarios, las técnicas y otras artimañas literarias para los jóvenes de la actualidad.
Para tener una noción al respecto por las décadas del ’60 y ’70, Rayuela y Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, parecen ser los libros que más interés despiertan en las nuevas camadas de lectores.

De Rayuela se venden unos 10.000 ejemplares por año. Es el libro de Cortázar más vendido. Después, los volúmenes de cuentos, como ‘Bestiario’, ‘Todos los fuegos el fuego’, ‘Historias de cronopios y famas’.

La novela fue publicada por primera vez en 1963. La rayuela de la tapa fue dibujada por el mismo Cortázar. Para los jóvenes funcionó como libro de iniciación, guía musical de jazz (el género preferido de Cortázar) y enciclopedia literaria.
A la hora de pensar el lugar en donde se encuentra Cortázar dentro del canon literario nacional, existen posturas encontradas alrededor de su calidad, pero en última instancia se coincide en torno al lugar central que ocupa.
La visión de los grandes escritores de la época desestimaron el valor de la obra de Cortázar que hoy es uno de los orgullos literarios del país.
Las generaciones más jóvenes estudian y se enamoran de Cortázar. Un icono argentino que revolucionó la forma de hacer literatura a través de sus fantásticos cuentos que iban más allá