del corralon

Vecinos de Floresta solicitan un espacio de la memoria en la reinaugurada Plaza del Corralón

La Asamblea de Floresta, integrada por los vecinos del barrio, exigen que la actual Plaza del Corralón, ubicada en la Avenida Gaona al 4660, reinaugurada a mediados de abril, tenga un espacio de la memoria para homenajear a los trabajadores desaparecidos y los Pibes de Floresta.
Esta plaza, era un antiguo corralón, de allí que lleva su nombre, donde albergaba a los carros y caballos del personal de limpieza de la Ciudad de Buenos Aires, hace un siglo atrás. Tras cuatros meses de reformas que comenzaron en el mes de Enero, del centenario corralón solo se mantiene algunas estructuras y su casona histórica. Esta renovada plaza se transformo en un espacio para que los niños y vecinos del barrio tengan un lugar de esparcimiento, con actividades deportivas y culturales. Los adoquines de 1911 se removieron del asfalto que los cubría, formando parte de los caminos internos del parque. En el centro del predio se distingue un anfiteatro al aire libre, un nuevo gimnasio techado de 700 m2, para que los alumnos de la Escuela Media Nº 8, lindante al parque, puedan realizar las actividades de educación física. También la plaza cuenta con juegos infantiles y postas aeróbicas.
Se recuperaron centenarios inmuebles, donde se harán actividades culturales y artísticas que serán dirigidas por la Dirección de Cultura de la Ciudad, y que cuenta con personería jurídica. En un costado de la plaza se halla la escultura en recordación a los Pibes de Floresta, los tres jóvenes asesinados en el 2001, por un suboficial en una estación de servicio de la calle Bahía Blanca y Gaona del mismo barrio, y que es tristemente recordada como la masacre de Floresta. En la antigua casona, ubicada en el vértice del parque, en cuya construcción de hace un siglo atrás se distingue su pintoresca fachada, los vecinos reclaman que allí se construya un espacio de la memoria permanente, en conmemoración a los trabajadores desaparecidos del barrio y Los Pibes de Floresta. Durante años los vecinos reclamaron a las autoridades que este terreno abandonado del Gobierno de la Ciudad, donde se había trasformado en un foco de inseguridad para la zona, se convirtiera en un nuevo espacio verde para el barrio, ahora el pedido continua con la propuesta de que se instale un espacio de memoria permanente.