Rituales para una primavera mágica

Expertos parapsicólogos, nos brindan sus conocimientos metafísicos para hacer uso de los elementos de la naturaleza y solicitar al Universo la consecución de nuestros anhelos.

Expertos de la parasicología y las ciencias metafísicas, aseguran que la utilización de los recursos naturales envían señales de petición al universo a través de las energías provenientes de las creencias instauradas ancestrales en el inconsciente colectivo.

La primavera es una de las estaciones más indicadas por los esotéricos que consideran un ciclo de crecimiento ideal para invocar la luz, el florecimiento de nuestros proyectos y la alegría en el amor y las relaciones.

A continuación te presentamos algunas propuestas del ritual wiccano que consiste en la siembra de plantas a las que se atribuyen poderes mágicos.

 

Para ellos necesitarás: tres macetas, tierra para llenarlas y semillas de verbena, romero y clavo.

Prepará tres macetas con tierra. En una planta una semilla de verbena que estará relacionada al dinero, en otra una de romero, que será la responsable de hacer florecer la salud para los miembros de tu familia y en la última una de clavo, para abrir los chacras energéticos del amor y atraer paz y buenas relaciones amorosas a tu vida

El poder de la mente, es indispensable en este tipo de creencias, dado que l visualización ocupara un lugar central en el ritual. Deberás visualizar el crecimiento de las plantas y de tus deseos a medida que agradeces al universo por las buenas vibras que recibirás a través de la energía de la naturaleza.

Coloca las macetas en tu patio o balcón y comprométete a regarlas y cuidarlas durante toda la primavera.

 

Otro de los rituales, ideales para probar la fe en esta creencia es de origen egipcio. Sabemos que esta enigmática cultura ha sabido trasmitirnos miles de conocimientos a través de los años.

Para ello deberás acceder a la compra de un amuleto en forma de escarabajo en colores turquesa y amarillo. Si puedes rocíale con un poco de esencia de sándalo y llévalo en tu bolso o cartera. Según los egipcios, este animalito, es el símbolo de la fuerza invisible de la creación y por lo tanto tiene la capacidad de neutralizar las malas vibras del ambiente.

Estos rituales han sido trasmitidos de generación en generación y están disponibles para quienes quieran tener una alternativa distinta de invocar la intervención de un Ser Supremo.

Notas que te pueden interesar